Mecánica: Ajuste de la transmisión de una bicicleta


A todos nos ha pasado que los cambios comiencen a fallar. A hacer ruidos, a que no suban corona, a que no no bajen o directamente que ni se muevan, fastidiándonos incluso alguna que otra salida. Si en este momento estás así o quieres saber cómo se sincronizan ambos cambios te lo explicamos paso a paso para que este problema sea cosa del pasado.


AJUSTAR CAMBIO TRASERO


Primer paso: 

Con la cadena en la corona más pequeña debemos regular que la roldana superior esté alineada con dicha corona. Para ello lo regulamos con el tornillo "H" (high). Con un destornillador de estrella o llave Allen, según la marca del cambio que tengamos, apretamos el tornillo en el sentido de las agujas del reloj si queremos que se desplace hacia el cuadro o en el sentido contrario para que se aleje del cuadro.


Segundo paso:

Para alinear la roldana superior con la corona grande se regula con el tornillo "L" del cambio. Para conseguirlo se aprieta en el sentido de las agujas del reloj para que el cambio se desplace hacia la puntera, alejándolo de los radios, o se afloja para hacer todo lo contrario.


Tercer paso:

Para alejar la roldana superior de las coronas y así evitar que rocen es muy fácil. Con la cadena en el piñón más grande actuamos sobre el tornillo "B-Tension". Apretando este tornillo la roldana se alejará de la corona, mientras que si aflojamos se acercará. Debemos dejar una distancia suficiente para que no rocen ambos componentes.


Cuarto paso:

Este paso es el más común cuando la cadena no cambia entre las diferentes coronas con efectividad. Para ello dejamos la cadena en la segunda corona más pequeña y accionamos el cambio para que suba. Si no sube, giramos el tensor en el sentido contrario a las agujas del reloj, por lo contrario y sube de más, giramos el tensor en el sentido de las agujas del reloj. 


Quinto paso:

Regulamos hasta que el cambio cambie con fluidez entre las diferentes coronas. Si hay roces o ruidos seguimos hasta conseguirlo. Si por lo contrario sigue igual comprobaremos los pasos anteriores.


AJUSTE DEL DESVIADOR


Si el desviador tampoco va con fluidez también hay que seguir unos pasos, con calma y buen hacer es posible regularlo sin problema alguno.

Primer paso:

Con la cadena en el plato pequeño debemos ajustar la distancia del desviador con los dientes del plato grande, teniendo una separación de 1 a 3mm. Recuerda que la caja del desviador debe estar paralela a los platos.



Segundo paso:

Debemos regular la tensión del cable, podemos hacerlo desde el propio desviador, en el tornillo que sujeta el cable, o desde los reguladores de tensión cercanos a la dirección que casi todas las bicicletas modernas ya llevan. En este caso debemos girar el tensor en el sentido contrario  de las agujas del reloj hasta que la cadena suba al plato grande, con cuidado que no caiga la cadena. Si lo hace tenemos que hacer todo lo contrario y girar el tensor en el sentido de las agujas del reloj.


Tercer paso:

Al igual que el cambio, el desviador también tiene dos tornillos. Con el tornillo "L" y la cadena en el plato pequeño y la corona grande regulamos que el desviador no roce con la cadena. Para alejar el desviador de la cadena apretamos el tornillo, para lo contrario aflojamos. Recuerda que entre la pletina del desviador y la cadena deber haber solo 0,5mm de distancia para que esté perfectamente ajustado.


Cuarto paso:

Poner la corona más pequeña y el plato grande. En esta posición vamos al tornillo "H". Si queremos que se acerque al cuadro apretamos dicho tornillo, si queremos lo contrario lo aflojamos. Recuerda que también debe haber 0,5mm de distancia entre la pletina exterior y la cadena.


Quinto paso:

Una vez ajustados los tornillos comprobamos que el desviador cambie bien entre platos probando diferentes combinaciones de coronas, recordando siempre que entre las combinaciones más extremas podría rozar la cadena con el desviador.


Si después de estos pasos sigue igual podrías tener alguno que otro problema. Como desgaste entre los diferentes componentes, tanto en el cassete, la cadena o los platos, o incluso las roldanas, compruébalo. También podría ser que tu patilla de cambio está torcida o que tus fundas y cables necesiten lubricación o que simplemente necesites jubilarlas y cambiarlas por otras nuevas. También, y si acabas de montar la transmisión tú mismo, comprueba la compatibilidad entre componentes, ya que podrían ser incompatibles si haces mezclas poco habituales. Y si después de todo ésto sigue igual, acude a tu mecánico de confianza, así ayudaremos a las tiendas físicas ubicadas en nuestra zona y te lo dejarán perfecto.


Sección en colaboración con:   



0 comentarios:

Publicar un comentario